Promoción Social y Cristiana

§1. Recordando lo que dice Jesús, “he venido para que tengan vida y vida en abundancia”[1], la persona sufriente sea motivo de preocupación y solicitud de la acción misionera del Instituto, teniendo en cuenta que el sufrimiento y el dolor afectan a la persona no solo en su aspecto físico, sino también en su integridad y en su entorno familiar y social.

§2. La Superiora General, con el consentimiento de su Consejo, desarrolle proyectos factibles y sostenibles en el ámbito de la salud, con el fin de promover, según el magisterio de la Iglesia católica, a nuestros hermanos más necesitados.

VIDEO

GALERÍA

DESCARGAS